La vida como un sobreviviente del cáncer

De acuerdo a la Sociedad Americana del Cáncer, hay más que 15.5 millones de sobrevivientes del cáncer viviendo en los Estados Unidos hoy – y el número se estima que aumentará a 20 millones dentro de 10 años. La Coalición Nacional para la Sobrevivencia del Cáncer define un sobreviviente del cáncer como cualquier persona que esté “viviendo con, a través y más allá de un diagnóstico de cáncer.”

Hoy, con los esfuerzos mejorados de detección y el número creciente de tratamientos disponibles, alrededor de dos de cada tres personas con cáncer podrían vivir por lo menos cinco años desde el momento del diagnóstico. Ahora, algunos de estos cánceres se pueden manejar como una enfermedad en marcha (o crónica), como la enfermedad del corazón o la diabetes.

Por supuesto, vivir con cáncer trae sus propios desafíos. ¿Volverá el cáncer? ¿Cuándo dejaré de sentirme así? ¿Ahora qué?

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud, aproximadamente uno de cada cuatro sobrevivientes de cáncer reporta una disminución en la calidad de vida debido a los problemas físicos, como dolor y fatiga, y uno de cada 10 debido a problemas emocionales, como depresión, ansiedad, y miedo al regreso del cáncer (llamado reaparición), y retrasos en la memoria y concentración.

No se trata tanto de “volver a la normalidad,” sino encontrar una “nueva normalidad.” Eso puede significar hacer ajustes físicos, emocionales, sociales, y espirituales. Puede incluir hacer cambios en la manera que come, las cosas que hace, y dónde encuentra apoyo.

Comer bien, hacer ejercicio y hablar de ello

Los comportamientos saludables son especialmente importantes para los sobrevivientes del cáncer. Aquí hay algunas cosas para tener en mente:

Ejercicio regular. Muchos estudios han mostrado que estar físicamente activo tiene un impacto en la calidad de vida de los sobrevivientes del cáncer. También se ha demostrado que acelera el tiempo de recuperación de los efectos secundarios del tratamiento y reduce el riesgo del retorno del cáncer.

Siempre compruebe con su médico antes de empezar cualquier programa de ejercicio, y asegúrese de entender lo que puede y no puede hacer.

Un peso saludable. El peso extra está vinculado a un riesgo aumentado del retorno del cáncer. Trabaje con su equipo de salud para determinar su peso saludable y discuta las maneras en que puede llegar allí y controlarlo.

Comer correcto. Comer más comidas de fuentes vegetales puede reducir el riesgo de reaparición y aumentar la sobrevivencia. Incluya más frutas, vegetales, y granos integrales en su dieta. Trate de limitar la cantidad de carne roja (opte por cortes magros o porciones más pequeñas) y carnes procesadas, como tocino, salchichas, carnes de fiambre y perros calientes.

Encontrar apoyo. El apoyo social, si s de la familia o amigos o un grupo o terapia individual, puede ayudar a la ansiedad, estrés, depresión, y calidad de vida. Muchos centros de tratamiento del cáncer ofrecen programas que pueden ayudarle a tratar con el estrés emocional y mental.

Tener un plan de cuidado de la sobrevivencia

Los planes de cuidado de la sobrevivencia pueden ayudar a los sobrevivientes a sentirse más informados y hacer opciones más saludables de dieta y ejercicio. Un plan de cuidado de la sobrevivencia es un registro detallado de la historia del cáncer de un paciente y recomendaciones para el seguimiento del cuidado.

El resumen de tratamiento debe tener lo siguiente:

Detalles del diagnóstico de cáncer, incluyendo fecha, tipo de cáncer, ubicación, etapa;

Tratamientos recibidos, incluyendo medicamentos específicos que se le dieron, número de ciclos de tratamiento completados, dosificaciones;

Tratamientos adicionales, como radiación (tipo, dosis, sitio);

Cirugías hechas (nombre del procedimiento, fecha de realización);

Nombres de los proveedores de servicios de salud y ubicación de la instalación de tratamiento.

El plan de seguimiento debe ser personalizado a sus necesidades específicas, y puede incluir lo siguiente:

Un horario de las siguientes visitas médicas, pruebas y exámenes de detección del cáncer, además de los nombres y ubicación de los proveedores de servicios de salud que los realizará;

Signos y síntomas que debería buscar;

Lo que debería hacer para manejar problemas relacionados con el tratamiento;

Posibles efectos a largo plazo de los tratamientos recibidos;

Comportamientos saludables que puede hacer para una recuperación saludable;

Recursos de la comunidad y apoyo.

Crear su plan con su equipo de salud es un primer paso importante, pero a lo largo del camino asegúrese de compartirlo con su familia, cuidadores, y su proveedor de servicios de salud, para que puedan ser aliados en hacer y seguir su plan para el futuro.

Fuente: gethealthystayhealthy.com