Presidente, ahora estoy más confundido

Juan Cruz Triffolio

En ocasiones tengo la sensación de que algunos políticos del parnaso nacional sienten placer proyectando una aparente y frecuente incongruencia.

Lucen tener por norma que donde ayer expresaron “Dijo”, en el presente, manifiestan “Diego”.

Así se puede advertir en el valioso proceso de mediación que hace algunos días inició el doctor Reinaldo Pared Pérez, entre el presidente del Partido de la Liberación Dominicana, doctor Leonel Fernández y el licenciado Danilo Medina Sánchez, presidente de la República, con el propósito de superar la desagradable situación política que actualmente tiene como escenario el Congreso Nacional.

Destaca el secretario general del partido de gobierno que, a sugerencia del ex mandatario Fernández, después de un corto tiempo de conversación, visitó al ejecutivo de la nación, Medina Sánchez, para sugerirle sobre la conformación de una  comisión mediadora sobre el conflicto interno de la organización morada por la candidatura presidencial.

Luego de unas tres horas de conversación con el mandatario de la nación, expone Pared Pérez que la respuesta del presidente Danilo Medina al referido intermediario fue que “él –el gobernante dominicano, destacamos nosotros- no había tomado aún una decisión y que por lo tanto no podían conformar una comisión negociadora”.

Para ser más exacto, permítanme subrayar, textualmente, lo manifestado por el locuaz senador capitaleño, Reinaldo Pared Pérez, sobre la aludida visita: “Después me reuní con el compañero presidente de la República, Danilo Medina, y me señaló que le tramitará al compañero Leonel que él no había tomado una decisión y cuando la tomara consideraría pertinente cualquier tipo de acción”.

Asumiéndose como cierto el anterior planteamiento, no hay dudas de que el mandatario dominicano luce estar sufriendo de amnesia, adrede o no, al tiempo que proyecta una apreciable incoherencia olímpica no propia de su investidura.

Y digo esto, sin ánimo alguno de ofensa, porque hace unos meses, cuando el presidente Danilo Medina Sánchez fuera entrevistado por la reconocida comunicadora de televisión, Jatnna Tavarez, su respuesta ante el tema de la reelección y cuándo hablaría al país, era otra, muy distinta a la del presente.

Para entonces, el gobernante peledeísta le respondió a Jatnna: “Yo no he hablado. En su momento yo hablaré… hasta el momento que la dirección del PLD decida.. Si es marzo, marzo, si es en julio, julio, cuando sea… yo tendré una posición, porque yo la tengo ya. Ahora, seré (sic) en su momento que la diré..”

En pocas palabras, como se observa, para aquella ocasión, hace varios meses, nuestro presidente tenía su posición definitiva en torno al espinoso tema de la reelección y por tanto, ahora nos deja anonadados manifestando, conforme a lo referido por el senador Pared Pérez, que “no ha tomado una decisión todavía”.

Quién entiende este amor..?

Perdonando la osadía, quizás hubiese sido más prudente por parte del presidente Medina Sánchez, el expresar con gallardía y coraje, luego de exhibir importantes logros en sus gestión de gobierno, que existe una constitución, fruto del consenso y por la cual juró cumplir, que impide de su reelección y como ciudadano respetuoso del mandato constitucional, hoy, sólo queda la opción de la sucesión presidencial en interés de continuar fortaleciendo la democracia y la institucionalidad dominicana.

Insistir en algo contrario implicaría colocarse de espalda a los preceptos de la Carta Magna, la realidad nacional y algo peor todavía, a la historia.

El presidente Danilo Medina Sánchez, veterano orquestador de la política criolla, es un gran conocedor sobre el referido ejercicio y ahora, sin más tiempo que perder y alejado de cuantos desean algunos de sus corifeos, tal si trataran de salpicar sus importantes aportes a la nación, está inexorablemente comprometido, porque así lo ha jurado, a demostrar con hechos que sabrá asumir la práctica que caracteriza a los gobernantes democráticos e institucionalistas, por su futuro político, tranquilidad de la nación y  respeto a sus auténticos seguidores, amigos y familiares.

Finalmente, como cierre de estas líneas recurro a la benevolencia de nuestros lectores, por favor, irrádienme luz porque a decir verdad, como expresa el carismático Fernando Villalona, El Mayimbe, con otras palabra: Ahora estoy más confundido…!!

Por Juan Cruz Triffolio

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of

Related Posts