Gonzalo: Un penco de candidato

El día 14 de octubre de 2019, el Partido de la Liberación Dominicana celebró un acto con dirigentes nacionales, provinciales, municipales y de comités intermedios. Fue un acto para la historia, pletórico de energías positivas.

En el mismo, el compañero presidente de la República Dominicana y miembro del Comité Central y del Comité Político del PLD, Danilo Medina, pronunció un discurso improvisado, salido de su corazón y su brillante inteligencia.

Refiriéndose al compañero Gonzalo Castillo, candidato presidencial del partido morado de la estrella amarilla y próximo presidente la República Dominicana a partir de agosto de 2020, dijo él que era un “penco de candidato”, citando una expresión, según reveló, que yo usé en un conjunto de ocasiones cuando me desempeñaba como Secretario General del PLD.

Es pertinente señalar que el día 22 de diciembre de 1983, en medio de una crisis en el PLD, el profesor Juan Bosch me propuso al Comité Central para que yo relevara al entonces secretario general, Rafael Alburquerque. Fue aprobada su propuesta. Inmediatamente después fueron elegidos los compañeros Danilo Medina y Gustavo Montalvo como vicesecretarios generales.

El PLD no estaba en un buen momento cuando asumí la enorme responsabilidad de la Secretaría General. Con la separación del exsecretario general y la consiguiente salida de compañeros que seguían sus orientaciones, el cuadro no era color de rosa. Nos propusimos superar la situación existente.

Un año después, el partido evidenciaba avances importantes. Entusiasmado, yo llegué a expresar emocionado que el PLD era un penco de partido. Y cuando hablaba, recordaba a mi padre, de quien yo oí por primera vez en el campo donde nací, Las Palmillas, Hato Mayor, el vocablo “penco”.

Mi familia tenía una parcela, además del negocio que administraba mi padre. Había cacao, café, frutas y víveres. Papá se emocionaba cuando, por ejemplo, sacábamos un ñame grande y hermoso y decía: “¡Mira, Tibe (sobrenombre de mi madre), qué penco de ñame!” y esto lo decía respecto a otras cosas que él exaltaba. Por lo tanto, cuando yo usaba el término penco para referirme al PLD, estaba honrando la memoria de mi padre.

Sin embargo; en este plano de pares de opuestos: Luz-oscuridad, bondad-maldad, verdad-mentira, etc., hay algunas personas que, sin indagar, hacen juicios llenos subjetividad y maledicencia. Nunca me interesé en buscar el significado del vocablo antes mencionado que usaba mi padre. A mí me bastaba el contento que él sentía cuando lo empleaba. Pero la reacción al uso hecho por el compañero Danilo Medina, me llevó a interesarme por hojear el diccionario sobre el particular.

La palabra penco tiene varios significados. Veamos algunos de ellos y que considero que mi papá consciente o inconscientemente tomaba en cuenta. Me voy a valer del Diccionario de la Lengua Española, de la Real Academia Española.

Veamos. Penco: Persona rústica o tosca. And. y Am. (Andalucía y América, paréntesis de Lidio Cadet) penca de ciertas plantas. Evidentemente estamos ante dos significados del mismo vocablo totalmente distintos.

Significado de Penca. Hoja o tallo en forma de hoja, crasa o carnosa, de algunas plantas, como el nopal y la pita. Nervio principal y pecíolo de las hojas de ciertas plantas… Tronco o tallo de ciertas hortalizas.

Como se puede fácilmente deducir, en la base del uso que hacía mi padre y que yo hice mío, está el significado aquí establecido en la parte que acabo de mencionar. Por tanto, el uso que hizo el presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, se corresponde con la calidad del candidato que es el compañero Gonzalo Castillo. Así lo ha demostrado tanto en el nivel empresarial, como en el nivel público como exministro de Obras Públicas.

Fue en este servicio público y sus resultados, que el pueblo dominicano comenzó a ver en él un idóneo administrador. Ello influyó para que en poco tiempo aventajara a valiosos compañeros en la competencia por la candidatura presidencial.

Es verdad que la alta simpatía del presidente de la República Dominicana jugó un papel importante, pero sin el reconocimiento de la población sobre la gestión realizada por Gonzalo, no se hubiese logrado que tantos electores lo escogieran como su candidato.

Él me recuerda lo que nos dice Jesús en la parábola de los talentos en San Mateo, capítulo 25, versículo 21: “¡Bien, siervo bueno y fiel, has sido fiel en lo poco, te pondré por eso al frente de lo mucho; entra en el gozo de tu Señor!”.

De esto se trata amable lector: Gonzalo fue un excelente ministro de Obras Públicas y será un excelente presidente de la República. Su admirable capacidad de servicio, su humildad, su corazón noble y su discurso propiciador de armonía y paz y su decisión de no escatimar esfuerzo alguno para hacer feliz al pueblo dominicano, lo llevará de ser un penco de candidato a ser un penco de presidente de la República Dominicana a partir del 16 de agosto de 2020. Con la entrega de lo mejor de nosotros y la ayuda de Dios, así será.

POR LIDIO CADET
FUENTE HOY

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of

Related Posts