Que actué la ONU, la OEA y los derechos humanos

hungria_vasquez

Hungría Vásquez

Somos de opinión de que dado el gran problema existente entre la República Dominicana y la hermana República de Haití, las organizaciones que tienen la responsabilidad de velar por la paz de esas dos naciones, no deben esperar el momento que tengan que venir a recoger muertos, heridos en la ciudades y en las fronteras de ambos países en cuestión.

Porque no deben ni pueden traer los sombreros cuando ya no hayan cabezas, ni que la medicina sea peor que la misma enfermedad, en razón de que ya el país no soporta la cantidad de haitianos y haitianas que residente en el país hace muchos años, mas lo que entran diariamente sin ningún tipo de documentación para tener un efectivo control, como precisamente es el caso de las mujeres Haitianas que vienen a dar a luz sin ningún tipo de documento de su país natal, siendo ese el caso de que después los hijos no son ni de aquí ni de allá.

Como nosotros somos neófitos en los menesteres del derecho constitucional, pero que tampoco tenemos conocimiento en la Diplomacia, pero como dominicano al fin, y con un pleno conocimiento de lo acontecido en el país desde la era de Trujillo hasta la fecha, hemos tenido la oportunidad de conocer todos los gobiernos que se han sentados en la silla de alfileres y que se han puesto la ñoña en el pecho, y eso es lo que me da el derecho de opinar sobre lo que veo y creo que puede perjudicar a la Patria de Juan Pablo Duarte, Francisco Del Rosario Sánchez y Matías Ramón Mella, con la peligrosa invasión todavía pacífica de los ciudadanos Haitianos.

Y la razón que nos embarga para dar nuestra opinión es porque somos dominicanos a carta cabal, y precisamente con una edad suficiente para ponderar lo que ha pasado, lo que ahora está pasando y lo que pasara en el futuro si no se toman medidas contundentes, ahora no mañana para resolver de una vez y para siempre, porque después será muy tarde, si lo que está pasando con el caso Haitiano que parece que alguien lo está empujando a ocupar el país paulatinamente, sin ninguna clase de documentación, cosa que no ha sucedido en ninguna parte del planeta tierra.

Sería bueno que el mundo sepa que no es cuestión de discriminación, pero que tampoco es cierto lo que dicen la ONG, los Derechos Humanos y los que quieren que la República Dominicana desaparezca del mapa y por ende del firmamento terrenal, porque son los enemigos de la Patria, cuando dicen que en el país se maltratan a los Haitianos, y eso es una pura y real falacia, en razón de que los Haitianos y las Haitianas son los que tienen el control de la mayoría de las manos de obras en la construcción, en los trabajos agrícolas y en los domésticos en todo el país y que son tratados y tratadas igualmente que los dominicanos/as humildemente como Dios así lo manda.

Queremos dejar constancia de que advertimos que es mejor precaver que tener que remediar, como dice el pueblo llano. Porque no es un secreto para nadie que esa pelea desde mucho tiempo esta casada, y tarde que temprano se llevara a cabo, máximamente por el interés que profesan algunos países que tiene compromiso con la República de Haití y piensan que si logran de alguna manera la unificación de las dos Naciones cumplirían con el viejo compromiso según se comenta por doquier, cosa esta que viene siendo un secreto a voces.

Créanme señores lectores, que quisiera que estas verdades amargas que plasmamos jamás se convirtieran en realidad, porque lloraríamos como mujeres lo que se podría resolver como hombres diplomáticamente, precisamente por lo que saben de eso y que tienen los poderes en sus manos para poner la casa en orden sin tener que derramar una sola gota de sangre de hermanos, y es por eso que nosotros hoy pedimos la intervención de la Organización de las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos y de los Derechos Humanos, porque pueden evitar un seguro derramamiento de sangre.

Porque para el gobierno y las autoridades de la República Dominicana, ya esto es algo incontrolable, lamentablemente decirlo, pero es la realidad, no hay la manera de sacar del país a todos los Haitianos/as sin ningún tipo de documentación de su país de origen, y de seguro que para lograrlo habría que tomar algunas medidas que las organizaciones que viven de eso saldrán ante el mundo a protestar y como siempre a condenar a quien lo vive ayudando en todo, trabajo, alimento, medicina, albergue y dinero para enviarlo por las remesas para sus familiares en su país, y aun así siempre el culpable es el gobierno de la República Dominicana, de Duarte, Sánchez y Mella y…punto

Por Hungría Vásquez

Related Posts