Consumir menos bebidas azucaradas disminuye el riesgo de desarrollar diabetes

DiabetesUna flamante investigación publicada en la revistas Diabetología (la publicación de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes) indica que por cada aumento de 5% del calorías aportado por la bebidas dulces, como gaseosas y jugos endulzados, el riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2 puede aumentar hasta un 18%.

Y, por el contrario, el trabajo también demostró que la sustitución del consumo diario de apenas una porción de una bebida azucarada por agua, té o café sin azúcar puede reducir el riesgo de desarrollar diabetes entre un 14% y 25%.

Esta investigación se basa en un gran estudio (EPIC-Norfolk) que suma los análisis vitales de más de 25.000 hombres y mujeres de entre 40 y 79 años residentes en Norfolk, Reino Unido.

Los participantes del estudio registraron todo lo que comieron y bebieron durante 7 días consecutivos detallando con especial atención el tipo, cantidad y frecuencia de consumo, y también cuanta azúcar era añadida por cada participantes.

Tras 11 años de seguimiento, 847 participantes en el estudio fueron diagnosticados con diabetes tipo 2.

El principal científico coordinador del trabajo, el doctor Nita Forouhi, del Consejo de Investigación Médica del Reino Unido (MRC) y experto de la Universidad de Cambridge, afirmó: “Mediante el uso de esta evaluación dietética detallada por medio del diario de alimentos, hemos sido capaces de estudiar varios tipos diferentes de bebidas azucaradas, incluyendo las bebidas “refresco”, el té endulzado y las bebidas lácteas azucaradas, así como las bebidas endulzadas artificialmente (ASB) y los jugos de fruta. Y también examinamos qué pasaría si el agua, el té sin azúcar o el café sustituyeran a las bebidas azucaradas”.

En su análisis los investigadores descubrieron que había un mayor riesgo (22%) de desarrollar diabetes tipo 2 por porción extra por día habitual de cada uno de los refrescos endulzados consumidos.

Sin embargo, la buena noticia es que el consumo de jugo de fruta y té o café endulzado no estaba relacionado con la aparición de diabetes.

Y si se encontró que el mayor riesgo de diabetes se asociaba con el consumo de refrescos del tipo gaseosas y bebidas lácteas endulzadas.

En el estudio, los autores también comprobaron que si los participantes reemplazaban una porción de refresco endulzado por su equivalente de agua o té sin azúcar, el riesgo de diabetes podría haberse reducido en un 14%; y mediante la sustitución de una porción de bebida láctea endulzada por agua o té sin azúcar la reducción era aún mayor: entre el 20% y el 25%.

Finalmente, encontraron que un aumento del 5% en el consumo de calorías en base a bebidas dulces (refrescos, té o café endulzado, bebidas endulzadas leche, jugo de frutas) se asoció con un riesgo superior de diabetes del 18%.

Forouhi concluyó diciendo que: “La buena noticia de nuestro estudio es que proporciona evidencia de que la sustitución de una porción diaria de un refresco azucarado o bebida láctea con azúcar por agua o té sin azúcar puede contribuir a reducir el riesgo de tener diabetes. Esto nos ofrece sugerencias prácticas para buscar alternativas saludable para la prevención”.

Fuente: www.neomundo.com.ar

Related Posts