Opiniones

Una epidemia de deshonestidad

Melvin Mañón

Michael Bloomberg es un hombre de 76 años, multimillonario, ex síndico de la ciudad de Nueva York y fue considerado para la candidatura republicana del 2016. Hace algunos días pronunció el discurso de orden en un acto de graduación en la Universidad Rice en Houston, Texas. La totalidad de su discurso merece ser traducida, citada y comentada. Sin embargo, solamente voy a reseñar los párrafos mas extraordinarios de esa presentación según la reseña del diario británico “The Guardian”:

“Hay una epidemia de deshonestidad en este país que es más grave y peligrosa que la amenaza yihadista o comunista” y en la misma tónica prosigue Bloomberg: “Esa epidemia de deshonestidad es mas grande que cualquier persona, es mas grande que cualquier partido”

En otra parte afirma Bloomberg: “Cuando funcionarios electos hablan como si ellos estuvieran por encima de la verdad terminan actuando como si ellos estuvieran por encima de la ley” y añade: “Y cuando nosotros toleramos la deshonestidad, recibimos criminalidad; algunas veces nos llega en la forma de corrupción, otras veces como abuso de poder y en ocasiones nos llega de las dos maneras como corrupción y abuso de poder”

“La mas grave amenaza a la democracia americana no es el comunismo, el yihadismo ni ninguna otra fuerza externa o potencia extranjera sino nuestra disposición para tolerar la deshonestidad al servicio de un partido o en procura de poder”

Bloomberg con entera franqueza señala que durante la presidencia de Clinton los demócratas se atrincheraron en la mayoría de la que eran dueños en el Congreso para defender a Bill Clinton de la misma manera que ahora los republicanos aprovechan la mayoría de que disponen para defender en Trump y en ambos casos están mintiendo, engañando y burlándose de sus electores; sacrificando la verdad al interés partidario y enviando a toda la sociedad un mensaje equivocado y perverso de que la verdad, al fin y al cabo no importa siempre que estés políticamente cubierto por una mayoría dispuesta a incurrir en inconductas para proteger delincuentes como lo fue Clinton en su momento y lo es Trump ahora.

La única nota aclaratoria que en nuestro caso es relevante hacer sobre este discurso de Michael Bloomberg es que, la situación que el describe nos afecta a nosotros, de hecho nos describe de cuerpo entero y así mismo es válida para una buena parte del sistema político en un número demasiado alto de países.

“Hay ahora mas tolerancia para con la deshonestidad en política de lo que yo haya visto en mi vida entera” y concluye Bloomberg: lo único más peligroso que un político deshonesto que no respeta las leyes es el coro de sicofantes que defiende cada una de sus mentiras”.

Cualquier similitud de la situación descrita por Michael Bloomberg con la situación en la República Dominicana es claramente intencional pero deja la pregunta: habrá un Michael Bloomberg en Dominicana?

Por Melvin Mañón

A %d blogueros les gusta esto: