Alerta roja ante el triunfo de Bolsonaro

Cesar Perez

En triunfo de Bolsonaro en Brasil manda una alerta roja a diversos sectores que se baten por sus derechos sociales y políticos como: los movimientos sociales, feministas, LGTB, ambientalistas, de defensa a minorías étnicas, comunidades eclesiales y particularmente a esa gama de opciones políticas que se definen de izquierda. El discurso de ese personaje era antinegro, antigay, antiambientalista, antiizquierdista, de odio hacia las mujeres, algo contrario a los valores de las iglesias cristianas. Sin embargo, la mayoría de las mujeres votaron por él, destacadas figuras de la comunidad negra, algunas con dimensiones internacionales, se pronunciaron a su favor, al igual que líderes ambientalistas y algunos sectores de la izquierda se cruzaron de brazo y lo dejaron pasar.

El 40% de los indígenas votaron por él, también lo hicieron entre el 35 y 40% de negros. Era conocida la posición de desprecio de Bolsonaro hacia la demanda de tierra y de la preservación de sus tierras de las comunidades indígenas y hacia las luchas de los ambientalistas para preservar los grandes atributos naturales del Brasil, de la sistemática matanza de defensores del medio ambiente, sin embargo esos sectores votaron en significativa proporción por ese deleznable personaje. Algunos de los sectores de la intelectualidad progresista y de izquierda que en la segunda vuelta llamaron a votar por el candidato del PT, en la primera vuelta se abstuvieron, el líder del partido socialista brasileño, en un acto de mezquindad política, en la segunda vuelta Ciro Gomesno se decantó a favor del candidato del PT.

Se dice que la mayoría del cuerpo electoral de Bolsonaro no votó por las expresiones de campaña más grotescas del personaje, si no a favor de su discurso en defensa de los valores tradicionales de la familia, por su promesa de seguridad ciudadana y para castigar la corrupción de los gobiernos del PT y su despilfarro y saqueo de los recursos de las grandes empresas estatales. Pero,lo que debe preocupar es que siendo el perfil y discurso del personaje lo opuesto a los valores de las colectividades feministas, medioambientalistas, LGTB y de todo el espectro de progresista y de izquierda,muchos de sus miembros votaron por él. Una evidencia de la debilidad en las relaciones de las vanguardias de esas colectividades con sus bases.

La relación vanguardias y bases en las colectividades e instituciones siempre ha sido problemática, no siempre las primeras logran una fluida vinculación con las segundas y esa circunstancia no es ajena a la actual coyuntura brasileña. El discurso de Bolsonaro expresa de forma grotesca la esencia del discurso de los Trump, los Salvini, los Le Pen y otros líderes de la internacional supremacista y ultranacionalista, contra la cual no hemos sido capaces de elaborar discursos y propuestas para detener su empuje. Bolsonaro no ganó sólo por las inconsecuencias, reales y supuestas, atribuibles a Lula y al PT; ganó por razones identificables en la especificidad de la sociedad brasileña y de la época.

Atribuir los triunfos de las ultraderechas sólo a los fracasos de los gobiernos de izquierda constituye un desatino, de esos triunfos son también culpables sectores económicos, conservadores y eclesiales.

POR CESAR PEREZ

Related Posts