Fernando Mateo: ¿Con Dios o con el Diablo?

Fernando Mateo

NEW YORK.- Vender marihuana de manera legal en bodegas de NYC, suena altamente alarmante y mas que eso, muy preocupante. Pero, el asunto se empeora cuando vemos a algunos de los operadores de dichas bodegas, luciendo como oportunistas, pronunciarse en favor del maligno plan, presentado por su vocero, el señor Fernando Mateo.

Resulta muy frustrante para mí, como padre que soy de niños en edad de escolaridad, tener que ver a dicho individuo, manipulando a una trulla de incautos bodegueros, que a pesar de su larga experiencia sirviendo a la comunidad, no comprenden el alcance que tendrá dicho proyecto en la salud mental de nuestros niños.

Básicamente estamos arropados, acorralados y hasta humillados por otras comunidades que nos tildan de “tener poca clase”, por la jodida hookah, y ahora, como si fuera poco, viene el hombre que una vez tomó una iglesia por asalto y vestido de monje, con el objetivo de cambiar las “armas de fuego por juguetes”.

Pero resulta hoy, que ese individuo conocido como Fernando Mateo, se nos presenta como partidario de ejecutar un macabro plan de destrucción masiva, que va en contra de nuestros hijos, amigos, vecinos, familias, parques, escuelas, la sociedad en general y la comunidad universal.

La propuesta de mateo es ahora: “cambiar marihuana por dinero, pero dentro de los mismos lugares donde los muchachos van a comprar dulces, sodas y cereales, o sea, en las bodegas del barrio”

¡Carajo! ya tenemos evidencias sobradas de que todo dinero no se gana, ni se puede intentar agarrar, y este plan que Mateo y su combo quieren introducir, resultaría un genocidio para nuestros muchachos en desarrollo y los que vendrán más luego.

¿Hasta dónde será que el maldito dinero llevará los hombres de bien?

Figuras que de una u otra manera les han servido a la comunidad como soldados de trabajo, junto al mostrador o counter, hasta por diez y seis horas diarias; gente seria y leal, como siempre han sido los bodegueros. ¿Cómo deciden de pronto, envenenar a lo mas valioso de nuestra actual generación, nuestros niños?

Exhortó a la comunidad trabajadora, honesta y seria -y que quede claro, que somos mayorías y por mucho-, a empoderarse de vergüenza y de los mejores valores, para rechazar de manera tajante esta repugnante embestida en contra de nuestros muchachos -que de paso- en ellos almacenamos las esperanzas del presente y el futuro, no sólo de esta comunidad, sino de esta gran nación. Tomaremos iniciativas básicas y coherentes que nos conduzcan a obviar y rechazar comprarle una menta cualquier negocio-colmado que venda marihuana.

¡Por Dios, piensen en sus hijos, nietos y sobrinos!

Por Félix Quiñones

Related Posts