El “transitorio” de Danilo y Leonel

NEW YORK.- Nunca le puse mucha atención, porque, a decir verdad, no me siento cómodo cuando gente de Estado escoge un escenario con solemnidad intrínseca y manifiesta, para instalar un “bazar persa”. Pero, tampoco lo critiqué en su momento, y ese es mi gran lamento, o mas bien, mi mayor remordimiento; porque “el que calla otorga”, reza el viejo refrán.

En mi favor argumentaré que yo sólo estudié Electromecánica y que, por demás, el tema parece ser del ámbito de los entendidos en Derecho y con especialidad en asuntos constitucionales. Aunque, recordando al insigne profesor Ing. Pablo Martínez, he de reproducir una frase que era casi su declaración de principios en el aula: “Bachiller, si de algo han de servir las matemáticas en su vida, es para enseñarle a razonar”

Por eso me tocó tan a fondo la reflexión de un congresista seguidor del presidente Fernández. Dice Manuel Orlando Espinoza, diputado por San Cristóbal, que “el artículo transitorio que permitió a Medina re postularse, a cambio de su renuncia a intentar hacerlo de nuevo y de no presentar en el futuro candidatura a la presidencia o la vice, tiene carácter pétreo”.

Ello significa, según el legislador que, aunque la Asamblea Nacional en funciones de Asamblea Revisora de la Constitución lo dispusiera, el susodicho artículo transitorio no puede ser derogado y permanecería como “letra muerta” en el texto constitucional, por los siglos de los siglos. Claro, esto es, si estuviéramos en un escenario que privilegie los formalismos.

Lo que me ha llamado la atención realmente, ha sido el razonamiento del legislador que, aun y cuando es inusual y un tanto ecléctico, denota una cercanía con la Lógica. Eso es lo que yo quiero compartir con ustedes, mas allá de si estamos de acuerdo con que se elimine o no, esa limitación que Medina tendría o más bien tiene, mientras viva.

Veamos algunos detalles de lo que plantea el diputado Espinoza:

1.- Cuando Medina hizo el trueque, se comprometió a no postularse nunca mas, si le permitían ser candidato por segunda vez. Y se lo permitieron, y ganó y fue presidente por segunda vez.

2.- La pretensión de su gente de eliminar su parte de responsabilidad es impracticable, porque él no puede devolver lo que le concedieron los legisladores al momento del acuerdo.

3.- Deshacer el trato, que es el objetivo de los seguidores de Medina, nunca se podría materializar, porque es imposible que él pueda dejar de ser el candidato del PLD, que ya fue y el presidente que se juramentó en agosto de 2016.

4.- A esto, le agrego yo una realidad palpable: modificar el transitorio o eliminarlo, significa “hacer una ley que funcione para el pasado”, algo insólito en la historia legislativa mundial.

Hasta aquí, la inferencia parece imbatible, pero no definitiva, porque el Congreso puede perfectamente, “chamuscar” la Constitución, eliminando del texto el referido acuerdo y apelar a razones políticas para justificarse. Dichas razones, siempre serían legales, aunque nunca legítimas.

Solamente tiene (el Congreso) que, socarronamente, asumir uno de estos tres conceptos; (a) que el fin justifica los medios, (b) que los pactos no se hicieron entre caballeros y (c) que la Constitución, es “un simple pedazo de papel”, como alguna vez se dijo.

Yo no sé, cuál de los tres resultaría el mas pecaminoso; pero entiendo que, de optar por cualquiera de ellos, implícitamente quedaría establecido que el presidente Medina es un redomado “tramposo”, algo, que me niego a creer. Pero además, tampoco entiendo en qué pudiera favorecerle un dislate así, que sin dudas, resultaría mas pesaroso para su futura vida civil, que el hecho de no poder aspirar jamás a la presidencia del país.

Solamente imagínense al señor Presidente, y a la gleba anti peledeísta de Nueva York, voceándole calificativos como: pillo, bribón, granuja, tunante, malicioso, descarado, bufón, engañador, tramposo, sabichoso, fullero, cubero y cuántos epítetos mas pudieran imaginarse, sólo para recordarle que él faltó reiteradamente a su palabra.

Yo sé que al Presidente le importa un bledo la comunidad dominicana del Exterior -a juzgar por la indiferencia con que su Gobierno nos trata- pero también creo que, él no debe sentirse bien con un escenario cargado de tanto escarnio callejero. Por ello y otras razones bien conocidas, pienso que el Presidente no debe aplaudir a los “payasos reeleccionistas”..… a menos que él sea, personalmente, “el dueño del circo”.

Hay otra arista de este complicado asunto, que expone un dilema todavía mas engorroso. No se trata del bochorno que implica para Danilo Medina, que se le considere hoy como un presidente “sin palabra”, algo que valora tanto el pueblo sino, del daño que le causará a su figura histórica, a su familia y a la escala de valores nuestros.

La palabra es tan estimada que, a pesar de la historia-fábula de “Andresito Reyna”, el irresponsable padre que se jugaba la comida de sus hijos a las patas de un gallo -según el maestro Luis (Terror) Díaz- el pueblo llano cree que la Gallera es “el último reducto de responsabilidad que nos queda en el país”, y es debido a que allí, se honra la palabra empeñada en pactos o apuestas, aunque no se escriba documento alguno.

Se trata de lo que la gente piensa sobre la entereza del Presidente que, a fin de cuentas, es uno de sus paradigmas mas influyentes. Eso debiera preocupar a Danilo Medina, porque su Gobierno -que ha sido mas bueno que malo- podría pasar inadvertido en el imaginario popular, opacado por la doblez de su palabra.

Al final, quiero condensar la crítica, en una expresión que refleja mi mas íntima convicción: Danilo Medina, el ciudadano, no se merece que el Presidente invalide su memoria, por no tener “palabra de gallero”

¡Vivimos, seguiremos disparando!

POR ROLANDO ROBLES

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of

Related Posts