PLD, crisis política y el natalicio de Juan Bosch

Alfredo Cruz Polanco

El próximo 30 de junio se conmemora el 110 aniversario del natalicio del insigne escritor, historiador, ensayista, narrador, novelista, cuentista, humanista, político, fundador y presidente ad vitan del Partido de la Liberación Dominicana-PLD, ex Presidente de la República, un hijo meritorio de La Vega, el profesor Juan Bosch.

El 15 de diciembre de 1973, Juan Bosch, acompañado por un grupo de hombres y mujeres fieles a sus ideales y principios, hastiado e indignado por tanta indisciplina, inconductas, grupismo y violaciones a los métodos de trabajo que se daban en el PRD, partido que había fundado en Cuba en el año 1939, abandona esa organización y funda el PLD, con el objetivo de completar la obra inconclusa dejada por el Padre de la Patria, Juan Pablo Duarte.

Este partido, durante el tiempo que fue dirigido y presidido por Bosch, se caracterizó por la aplicación de una férrea disciplina, donde la educación, la cotización, las tareas prácticas, la crítica y la autocrítica eran exigidas y evaluadas constantemente. Existía un régimen de consecuencia para los que violaban e incumplían los estatutos del partido y las leyes del país, los cuales eran sancionados drásticamente: suspendidos, expulsados o criticados públicamente. De ahí surge la consigna “ser peledeísta es ser un soldado: consciente, valiente y disciplinado”, lo que motivó a don Juan a escribir el libro “El PLD: Un Partido único en América”.

Después de muchos años en el poder, esta ha brillado por su ausencia. Son recurrentes los insultos, las indelicadezas, violaciones y provocaciones entre compañeros. En estos momentos este partido atraviesa por su peor crisis política desde su fundación, en la que han aflorado grandes diferencias, que aunque parezcan antagónicas, pueden ser dirimidas, si sus dos principales líderes, el Dr. Leonel Fernández, Presidente del PLD y el Presidente de la República, licenciado Danilo Medina, ambos aspirantes a la presidencia, utilizan el diálogo armonioso, analizan y acuerdan lo que más le conviene al país.

En los últimos días, algunos miembros del Comité Político de esta organización han hecho algunos pronunciamientos destemplados que le han echado más combustibles a la hoguera de la crisis, contribuyendo a la división, a la confrontación, al fracaso, sembrando desunión, en vez de insistir en la unidad en la diversidad, en proponer posibles soluciones que den al traste con dichas diferencias y que coadyuven con el fortalecimiento del sistema de partido, con nuestra débil democracia y con la estabilidad política de nuestro país, que hoy está sometido a una fuerte tensión política.

Juan Bosch siempre expresaba en sus alocuciones que una crisis en el partido de gobierno, como la que hoy está viviendo el PLD, era muy peligrosa, pues podía llevar al país a graves consecuencias políticas.

Ojalá que la celebración del natalicio del fundador del PLD, Profesor Juan Bosch, contribuya a la unificación del partido, a dejar atrás las diferencias, el rencor, los resentimientos y que los intereses del país sean colocados por encima de los particulares, pues no hay tiempo que perder. Llegar a este acontecimiento en medio de esta crisis política sería un irrespeto, desprecio, una ofensa y una traición a la memoria del ex presidente Bosch.

Pasemos de la confrontación a la concertación, contribuyamos todos con la unificación y preservación de este importante instrumento político que es un patrimonio del pueblo dominicano. Si así lo hacemos las presentes y futuras generaciones nos lo agradecerán, de lo contrario, ellas nos lo tomarán en cuenta.

Por Alfredo Cruz Polanco

Related Posts