Mis aspiraciones a Diputado de Ultramar I

Homero Luciano

FLORIDA.- Fue siempre una aspiración de los dominicanos residentes en el exterior, tener una representación legislativa, que les permitiera ser actores importantes del quehacer político, social y económico del país, y mediante esta, consolidar sus vínculos con la patria, de la cual, por disimiles razones, se habían ausentado.

En la reformada constitución del año 2010, esta aspiración se hace realidad, y en la misma se establece que: “Dentro de la conformación de la Cámara de Diputados, habrán siete diputadas o diputados, elegidos en representación de la comunidad dominicana en el exterior”.

Después de dos periodos de haberse cristalizado esta aspiración, sectores importantes de nuestra comunidad, cuestionan seriamente, si ha valido la pena la creación del diputado del exterior, en tanto y cuanto, alegan que no se han sentido políticas promovidas por los diputados del exterior, que beneficien a su comunidad representada.

Hace más de un año que construí este proyecto, para presentarme como pre-candidato a Diputado de ultramar, a sabiendas de todas las adversidades que, para un pensador independiente, esta aspiración implicaba.

Para las elecciones del próximo año, más de seiscientos mil dominicanos residentes en el exterior, se han empadronado para ejercer el sufragio. Ante el brumoso panorama político actual, es muy posible que las elecciones presidenciales, puedan ser definidas por el voto “independiente” de la Diáspora.

Ante esta probabilidad, no entendemos, cual, o cuáles han sido las razones, por la que TODOS los partidos no se motivaron a involucrar al votante del exterior al proceso de elecciones Primarias, y peor aún, reservarse las candidaturas del diputado de ultramar, para posibles alianzas y negociaciones.

Estimo, que era sumamente importante, involucrar este segmento de votantes, en ese proselitismo que excita y motiva, implicando, en el caso particular de la diáspora, un dinamismo de competencia interna entre los aspirantes a una plaza de diputado de ultramar, permitiéndole a este elector (al que no lo anima ningún interés clientelar), conocer las condiciones y propuestas de todos los aspirantes a una plaza de diputado de ultramar.

Por mi parte, como en todos mis proyectos, este lo he desarrollado con pasión, y total entrega. Desde el cobijo del Partido Revolucionario Dominicano, partido en el que milito desde hace más de quince años, canalizo esta aspiración, las que he declarado, que va más allá de todo tipo de colores.

Hace algunos años, tuve el privilegio, de haber desempeñado la función de asistente del entonces presidente de la Cámara de Diputados Lic. Luis José González Sánchez, y de haber tenido como maestro en materia Legislativa al Dr. Rafael González Tirado, a la sazón consultor jurídico, y del cual conservó su obra autografiada “Técnicas de Redacción de Leyes”.

Conozco desde dentro la Cámara de Diputado, también sé, de las falencias de la comunidad inmigrante, por ello mis aspiraciones. Para diputado de ultramar, yo quiero contribuir para hacer la diferencia, y para ello tengo planes y proyectos, los cuales expondré en una próxima entrega.

Por Homero Luciano

Deja un comentario

  Subscribe  
Notify of

Related Posts