Opiniones

Diálogo y concertación

La sociedad dominicana necesita una profunda concertación y que se abran las puertas del diálogo. Ni de modo individual ni gobierno, ni empresarios, ni partidos políticos tienen la fuerza necesaria para adelantar los cambios que son necesarios en esta sociedad que luce petrificada en el tiempo.

En los últimos años hemos estado abogando por un acuerdo de unidad nacional. Ello ha sido imposible. Las diferentes banderías políticas, y las apetencias del sector empresarial, lo han hecho imposible. Luego viene el tremendismo de grupos populares, organizaciones de la sociedad civil y sindicalistas.

Lo malo del diálogo es que todos quieren ir con su agenda personal y les importa la del prójimo. Así no. A un diálogo y una concertación hay que ir con la carpeta vacía. Cada cual tiene sus ideas y sus propuestas, y debe ser el mismo calor del debate que dicte el Norte a seguir.

Se han hecho en el pasado reciente, y hasta lejano, muchos encuentros que buscan concertación y diálogo, pero no han pasado de reuniones para tomar café, pronunciar encendidos discurso, hacer ponencias con desplante intelectual y ya. Al final cada cual a su rutina diaria y se olvidó lo demás.

El gran pueblo, el que sufre los graves problemas sociales del país, está exigiendo que se busquen soluciones a los males ancestrales, donde todo el liderazgo político, de una forma u otra es responsable. Ahora mismo casi todos los que lidian en el partidismo han tenido oportunidad de tener entre sus manos áreas gubernamental y zonas de poder, aunque sea en menor proporción.

Para que un diálogo no fracase tiene que tener bien claro que el hambre y la miseria es el principal problema del país, y que las capas bajas y medias ya no soportan más cargas impositivas ni aumentos en el costo de la vida. En ese solo punto se debate la realidad y el futuro nacional.

El presidente Luis Abinader ha hecho un llamado a una gran concertación nacional. Nosotros lo hicimos cuando el comenzaba el gobierno y nadie hizo caso. Hicimos ese llamado cuando le faltaba un año a Danilo Medina, y nadie hizo caso. Somos partidarios siempre del diálogo y la concertación.

El llamado del presidente Abinader debe ser escuchado por todos los sectores y se debe reivindicar ir a una concertación nacional, porque un solo hombre no puede gobernar un país. Necesita la ayuda y la colaboración de todos. Siempre es importante que en un diálogo nacional cada cual mantenga su línea individual de acción.

De lo que se trata es de encontrar puntos comunes para discutir los problemas, y que cada cual sepa que tiene que haber sacrificios. Todos los sectores nacionales son importantes y se tienen que tener en cuenta. Nadie puede pensar en aplastar a su contrincante, sino ver hasta dónde pueden llegar a entendimientos. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

Por Manuel Hernández

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *