InicioOpinionesNo tenemos forma de cumplir nuestro presupuesto de gastos e inversión con...

No tenemos forma de cumplir nuestro presupuesto de gastos e inversión con lo que recaudadoras RD

Para los partidarios del crecimiento económico, primero se genera valor, o dinero; luego se invierte para generar empleo y producir riqueza, y entonces ocurre la derrama de bienestar. Pero eso ha sido una falacia. Porque nunca el mundo había generado tanto dinero, y ese dinero no ha ido a la producción, sino al mundo especulativo. Y cuando algo se ha llegado a invertir en actividades reales de la economía, se han mantenido condiciones miserables de trabajo, condenando a la población a la subsistencia, pero acumulando cada vez más capital en los propietarios.

El fundamento de la mejoría de las condiciones de vida está, en primer término, en el empleo garantizado a todo el que necesita trabajar, con su ingreso suficiente respectivo, para que pueda comprar sus ¨satisfactores deseos.¨

Y, en segundo lugar, está en la producción de todo aquello que permite mejorar las condiciones de vida, es decir, de más y mejores alimentos, ropa, vivienda, salud, educación, transporte.

La convivencia, a su vez, mejora conforme los valores y principios de la convivencia están sólidamente consolidados en el pensamiento de los ciudadanos, y las instituciones salvaguardan esa convivencia con la impartición de un derecho parejo y transparente.

La producción de bienes se consigue sembrando, regando, cultivando, o transformando las materias primas en bienes necesarios. Y la distribución de bienes se alcanza conservando y distribuyendo de manera general esos satisfactores en mercados eficientes, donde el camino que va, desde el punto de producción y hasta el consumidor, no es interrumpido o mediado por agentes innecesarios.

La parte de los alimentos que no pueden consumirse en el lugar de producción, hay que transformarla, y eso se llama agroindustria. Y la parte de los bienes que se destinan al mercado requiere esquemas y conductos que reduzcan la intermediación y mantengan costos de almacenaje y transporte lo más reducidos posible. Luego entonces se trata de invertir en la agricultura, con su agroindustria respectiva.

Así como en la industria de los bienes necesarios. Eso como fundamento del desarrollo.

Pero el conocimiento sobre la producción y transformación es, a su vez, la base para aumentar los bienes. Y la trasmisión de ese conocimiento, y la aplicación de ese conocimiento, son los instrumentos de la política que debe acompañar el impulso a la agricultura, la agroindustria, y todos los procesos de transformación. Y eso se llama inversión en ciencia, tecnología y extensionismo.

Todo ese preámbulo, fue para entrar al tema.

Hace tiempo que ese modelo, aparentemente simple, no se cumple en RD. Pues, aunque R.D. es un país rico, la mayoría vive en pobreza. Decimos que este es un país rico, en primer lugar, por sus recursos naturales y sus potenciales de aprovechamiento; y, en segundo lugar, por su gente, que ha sabido satisfacer sus necesidades cuando se le ha respetado o a estado centrada en su propia capacidad. Hoy, sin embargo, la actividad se organiza a partir de la inversión. Es decir, no de las necesidades de consumo, o de vida, sino de las necesidades del capital que busca negocios y oportunidades.

Estamos equivocados cada país podría expresar los verdaderos indicadores de su economía, esto es: un número de personas económicamente activas en relación a la disponibilidad de recursos; coeficientes de aprovechamiento de esos recursos; velocidad e intensidad de esos procesos productivos; mejoramiento anual de la eficiencia; eficiente disposición de los residuos de cada proceso –de tal manera que no se produzcan externalidades negativas–; montos de inversión por rama de actividad; coeficientes de aplicación energética acorde con el principio de entropía; distribución neta de productos y excedentes por persona ocupada; e indicadores de las condiciones generales de vida y convivencia resultantes (véanse por ej. Indicadores de desarrollo humano según PNUD).

Todo lo cual permitirá comparar las economías. Pero no podrá seguir siendo instrumento de medición su balanza comercial como indicador preferente o único, y menos su balanza de pagos de una deuda que ya hoy es impagable. Porque no será el comercio exterior, ni la deuda, lo que mueva su economía, sino su capacidad intrínseca de emisión e inversión rentable.

Tampoco en otras partes se comenzó el progreso por reunir el capital. Ni para construir las pirámides de Egipto, ni para levantar la Acrópolis.
El trabajo y los alimentos fueron la base.

Hoy, todo gira en torno al presupuesto. Y el presupuesto se tiene que recaudar de todos y cada uno de los que estén económicamente activos. Y como la necesidad de gasto e inversión es siempre creciente, y como aumenta cada vez más rápido que la capacidad de recaudación se termina por pedir prestado. Y es que se ha olvidado que los pueblos pueden financiarse a sí mismos. Y no necesitan pedir prestado a nadie.

Pero hoy estamos endeudados y sometidos a un sistema financiero que establece condiciones contrarias al interés nacional y a las acciones que nos permitirían producir nuestros alimentos, desarrollar nuestra industria y financiar nuestras necesidades básicas de alimentación, vestido, vivienda y educación. Nuestro banco central depende de la oficina del Tesoro de Estados Unidos, y no emite dinero si antes no le pide crédito a esa institución foránea para hacerlo. Aunque usted no lo crea.

Así como solo hasta el comienzo del año 2020 fue visible la difusión del coronavirus, también estuvo oculta, para los ojos de la ciudadanía, durante muchos años, la lenta pero inexorable evolución de los elementos que configuran ese sometimiento a las finanzas externas, y a la profunda e irresoluble crisis estructural de las finanzas y la política económica en el mundo. Algunos alcanzan a ver esa crisis, pero muy pocos pueden ver, con claridad, que hemos subordinado la operación de la economía a intereses extranjeros.

Porque una crisis se manifiesta llegado a un punto de su crudeza, pero suele tener una larga gestación. Y, además, hay crisis episódicas de ajuste, pero también hay crisis estructurales, es decir, que sólo se resuelven con cambios profundos en la base de la economía. Y no estamos ante una crisis episódica, sino ante una crisis que puede ser terminal. Pues hoy ya no tenemos forma de mantener el presupuesto de gasto e inversión con lo que este sistema recaudatorio permite acopiar.

Muchos años estuvimos exportando materias primas y obteniendo divisas, para depositar el ingreso de esas ventas en el fondo del tesoro de los Estados Unidos, para que este nos hiciera un préstamo, y entonces emitiéramos moneda para el gasto y la inversión pública.

Por absurdo que parezca, ese mecanismo se volvió completamente “normal” e incuestionable, como si formar parte de la comunidad de las naciones, nos hiciera al mismo tiempo subordinados del dólar. Y es más, se nos impuso que guardáramos una parte del ingreso en esa oficina extranjera, para que garantizáramos el pago de las deudas, o el flujo de las importaciones de los tres o cuatro meses siguientes, además, claro está, de respaldar el valor de nuestra moneda en el monto de esos depósitos que hiciéramos en dólares.

POR JOHNNY SÁNCHEZ

RELATED ARTICLES

2 Comentarios

  1. Recaudadoras acoplan poco para nivel gastos diarios hay gran déficit cubierto con préstamos lo mismo del PLD. Cuál fue el cambio ?

  2. No Tenemos Forma De Cumplir nuestro Presupuesto de Gastos e Inversión con lo que Recaudadoras RD acopian.
    ese es el título completo, Hijo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -spot_img

Populares

A %d blogueros les gusta esto: