InicioOpinionesAFP devolución del 30% y el discurso financiero de lo imposible

AFP devolución del 30% y el discurso financiero de lo imposible

Sin lugar a dudas la pandemia del covid-19, ha estremecido la economía de todos los países ricos y pobres, obvio su impacto devastador es más importante en estos últimos, verbigracia en América Latina, razones por las cuales los gobiernos han utilizado todas las recetas de los organismos internacionales para enfrentar la crisis, esto incluye asistencia social en diferentes formas, entre ellas aportes económicos, subsidios extraordinarios al sector salud público y privado, estímulo fiscal y políticas monetarias para reactivar los motores de la economía y disminuir un impacto brutal en los sectores más vulnerables.

En Chile el Congreso agregó una medida de carácter populista que fue el retiro del 30% de las cuentas de ahorro individual cuya administración está bajo la responsabilidad de la AFP, también Australia y Perú modificaron la ley para permitir el retiro, pero la historia de las AFP en República Dominicana es otra, sobre todo en función del tiempo de existencia.

Qué son las AFP y cuáles son sus funciones?

Las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), son sociedades financieras privadas constituidas de acuerdo a las leyes del país, su finalidad es la administración de los fondos de pensiones, cuya modalidad es de cuentas personales, llegada la hora del retiro de los trabajadores otorgan las pensiones de jubilación.

En República Dominicana el sistema de otorgar las pensiones por capitalización individual se inició hace 20 años, el “Sistema Dominicano de Pensiones se instituye el 9 de mayo de 2001, con la promulgación de la Ley 87-01, que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social. Esta Ley fue resultado del consenso entre los sectores gubernamental, empleador y trabajador, donde a través de un esquema abierto y participativo, la República Dominicana se unió al grupo de países latinoamericanos que en décadas recientes han implementado una de las reformas estructurales de mayor trascendencia social y humana.” (SIPEN Superintendencia de Pensiones de República Dominicana).

Es importante hacer un poco de historia, ante de realizarse la actual reforma de seguridad social por la vigente Ley 87-01, la cobertura y los beneficios del sistema de pensiones eran otorgado bajo cuatro modalidades de cuatro tipos regímenes previsionales de reparto:

1.- Por el Instituto Dominicano de Seguros Sociales, IDSS, para los empleados del sector privado.

2.- El fondo de jubilaciones y pensiones del Estado Dominicano para los funcionarios y empleados públicos.

3.- El esquema previsional para las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional.

4.- Las cajas y fondos de pensiones con carácter complementario sectorial, creados por leyes especiales.

Es importante subrayar que en adición de los antes mencionados que estaban instituidos por la Ley 1896 del año 1948 que creó el Instituto Dominicano de Seguros Sociales, en el cual fui el primer director de la División de Ingresos en 1986, y Secretario Ejecutivo del Programa de Reordenamiento Integral Administrativo y Técnico en el 1984-86, bajo la dirección del colombiano Dr. José María Pinzón Medina, especialista en el tema, ahí empezaron mis inquietudes por la seguridad social dominicana.

La Ley 379 del año 1981, era la que otorgaba las pensiones a los trabajadores del sector público estaban afiliados a un régimen previsional particular.

Esta norma contemplaba un sistema de reparto y proveía de una pensión de vejez y de discapacidad. El sistema se caracterizaba por ser de beneficios definidos, en el que la mayoría de los trabajadores recibía apenas la pensión mínima, debido a las características estructurales de este sistema.

Actualmente cursa un proyecto de ley para que las Administradoras de Fondos Pensiones (AFP) devuelvan a los trabajadores el 30 % de sus ahorros, los cuales serían entregados hasta en 4 pagos y de forma escalonada y con intervalo de un mes. Este proyecto de ley goza de simpatía en un amplio sector de la clase trabajadora, y ha sido impulsado por su promotor el diputado representante de la Romana. Pedro Tomás Botello Solimán, con diferentes manifestaciones públicas, sin que se genere el consenso entre las diferentes partes, y trataremos de explicar porque está iniciativa de corte populista, se ha estallado contra una roca, que no son las AFP, porque al fin y al cabo estas son simples administradoras de los fondos, por los cuales reciben un beneficio porcentual, como lo perciben las aseguradoras de estos fondos, sin tirar un solo tiro.

Vamos al meollo del asunto, la polvareda de la devolución del 30 % de los fondos de las AFP, se inició antes de las elecciones generales de RD, excelente estandarte de campaña para los opositores, porque esto provocaba la identificación de los votantes con una causa, que el gobierno no estaba en capacidad de impulsar entre sus legisladores, que son las mismas que imposibilitan al actual gobernante, muy a pesar de su sensibilidad social e identificación con la clase trabajadora, a quienes acaba de producir un reajuste salarial, la propuesta de devolver el 30 % a los trabajadores por las siguientes razones que detallo a continuación, pero quiero adelantarle al lectores, que este tema que divide a los trabajadores con el resto de los actores involucrados, y de manera tangencial a la clase política dominicana, hay una máxima que reza “no hay problemas sin solución”.

La pregunta del millón, que se hacen los dominicanos: ¿Y los cuartos donde están?.

He aquí la respuesta!

Con relación al patrimonio manejado por las AFP (Sistema de Cuentas Individuales) al 30 de junio de 202, tenemos que los fondos de pensiones si contamos la cotización del mismo mes rondaría los RD$700,000 millones de pesos. Al calcular el 30% de esa cantidad estamos hablando de 210,000 millones de pesos y partiendo de la realidad de la inversión de los fondos de pensiones de que el 80% está invertido entre el Ministerio de Hacienda (48.80%) y el Banco Central de la República Dominicana (32.41%), estamos hablando de que el Estado Dominicano representado por el gobierno, tendría que buscar la cantidad de RD$168,000 millones de pesos.

El restante 20% faltante los tienen las AFP, está invertido en el mercado local. Esto es debido a que los fondos de inversión hay un 6.38% invertidos en los bancos múltiples o comerciales, el 5.81% invertido en empresas privadas, el 4.62% está distribuido entre las asociaciones de Ahorros y Préstamos, Fideicomisos de ofertas públicas y otros pequeños % están invertidos en otros renglones o instrumentos financieros.

En el caso de las inversiones que están en los fondos de inversión y en los bancos múltiples, ya es cuestión de cancelar esas inversiones y hacerlas efectivas, pero en mi opinión el meollo del asunto está en el 80% que posee el Estado dominicano, que si fuese extraído del presupuesto nacional, generaría un desequilibrio en las finanzas públicas y en esta situación que estamos viviendo crear un espiral inflacionario, además este dinero está está destinado al déficit cuasi fiscal, no obstante he consultado con expertos en el tema, los cuales son de opinión que podría haber algunas soluciones que no impacten negativamente la economía nacional, pero este tema es motivo de otro análisis o un diálogo con los actores del asunto en cuestión.

El autor es diplomático y analista de política internacional, fue embajador dominicano en la República Federal de Alemania, República Checa, República de Polonia y Concurrente con la Federación Rusa.

Por Willians De Jesús Salvador

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -spot_img

Populares